Coyuntura global

Mientras muchos de los medios de comunicación, analistas e incluso académicos siguen con bastante estupefacción las políticas que Donald Trump ha empezado a implementar, así como las que ha cortado de raíz y descontinuado, en otras partes del mundo también suceden hechos que deben preocupar a la comunidad internacional. Donald Trump no es un producto de la casualidad, y tampoco es un caso aislado, ni particular ni único.

El año entrante se cumplen treinta años de la firma de los Acuerdos de Esquipulas II, y parece un buen momento para recordar su relación con la seguridad democrática en la región. La discusión en torno a la relación Esquipulas y la seguridad democrática se pueda articular alrededor de tres etapas que comprenden 10 años cada una: 1986-1996; 1997-2007 y 2007-2017.

Dice Philip A. Reynolds (1977) que la política exterior consiste en las decisiones y acciones de quienes gobiernan con el objetivo de lograr o alcanzar determinados resultados a largo o corto plazo. Indica, además, este autor, que tales decisiones están influidas o condicionadas por circunstancias que pueden ser de carácter interno o externo.

Constituir a Centroamérica en una región de paz, libertad, democracia y desarrollo: ese fue el objetivo que se planteo a sí mismo el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), plasmado así en el Protocolo de Tegucigalpa, su norma fundamental. A la fecha, el proceso de integración regional de más larga data enfrenta grandes desafíos para probarse a la altura de ese ambicioso objetivo, planteado en un contexto regional que a veces no parece ser tan lejano.

La temporada de lluvias para la región se inauguró con un pronóstico del Centro Nacional de Huracanes nada halagüeño. Se prevé un año, para los países de Centroamérica, con un número similar al del año pasado en materia de tormentas tropicales, huracanes y lluvias intensas. Ello ya ha sido evidente con mayor fuerza en las zonas costeras. En la costa caribeña de Guatemala, el pacífico de El Salvador, el centro de Panamá y las comunidades Kuna Yala del litoral caribeño de  Panamá, las poblaciones ha sufrido de inundaciones y en otros casos del cierre de sus principales accesos.

El autodenominado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) ha sufrido en los últimos meses una serie de derrotas militares que le arrinconan cada vez más dentro de la desértica geografía de Siria e Irak. Se trata de avances positivos en la lucha contra el extremismo, que, sin embargo, deben valorarse con cautela, especialmente tomando en cuenta la probada capacidad de sobrevivencia del yihadismo.

Brasil, Estado pivote de América Latina, con todas las características para ser una potencia en el continente y ejercer un rol de liderazgo determinante para la región, se debacle hoy por los escándalos de corrupción que de momento, amenazan con cortar la misma cabeza del gobierno de la República Federativa. La situación interna es tensa: el proceso de impeachment fue aprobado el pasado 17 de abril en el Congreso por 367 de los 513 parlamentarios que conforman esa cámara, lo que pone un paso más cerca a la presidenta Rousseff de su salida forzosa del gobierno.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) originalmente fue una organización creada en 1949 por los Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría para hacer frente a la amenaza que suponía la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la cual a su vez había creado en 1955 el Pacto de Varsovia (OTAN, 2016).

El 1 de febrero la línea aérea Emirates, llegará por primera vez a Centroamérica. El vuelo directo más largo del mundo (17.5 horas), unirá a Dubai con la Ciudad de Panamá. Esta nueva ruta es el resultado de las gestiones que desde noviembre de 2014 venía haciendo la vicepresidenta de Panamá Isabel de Saint Malo. Apenas una semana después de que esta conexión fuera conocida, la compañía Turkish Airlines informó que el próximo año también llegaría al Aeropuerto Internacional de Tocumen. Lo mismo hará la compañía alemana Lufthansa

A partir del desmantelamiento, por parte de autoridades costarricenses, de una red de tráfico de personas que llevaba migrantes cubanos desde Ecuador hasta EE.UU., se desata una crisis humanitaria en Costa Rica. Esto, en tanto alrededor de dos mil cubanos, víctimas a la vez que usuarios de la red de tráfico de personas, quedan “varados” en Costa Rica, con un status migratorio, y sobre un todo, un futuro incierto. La respuesta institucional inmediata: otorgarles una visa extraordinaria de siete días para que pudieran continuar con su travesía hacia el Norte.

Páginas