Análisis Semanal 259: Ataque en Pulwama: Un perfil del grupo Jaish-e-Muhammad (11 de marzo de 2019)

Año: 
2019

Pakistán e India, dos potencias nucleares, protagonizaron hace algunos días uno de los episodios más tensos en sus relaciones recientes. El 14 de febrero un atentado suicida perpetrado por la organización Jaish-e-Muhammad (“Ejército de Muhammad”), contra un contingente de fuerzas de seguridad de la India en Pulwama (Jammu y Cachemira, territorio controlado por India), acabó con la vida de 40 policías. Como represalia, aviones de combate indios cruzaron la línea de control en la frontera el 26 de febrero y bombardearon lo que Nueva Dehli describió como un “campo perteneciente al Jaish-e-Muhammad en Pakistán. Se trató del primer ataque de esa magnitud a territorio del vecino país desde 1971. Un día después, un avión MIG-21 de la Fuerza Aérea de la India fue derribado por un F-16 paquistaní. Las tensiones han disminuido a partir del retorno a la India del piloto del avión derribado, pero las destrezas operativas de los grupos yihadistas de la zona y su capacidad para generar tensiones entre las dos potencias genera mucha incertidumbre.

Jaish-e-Muhammad (JeM) fue fundado en Cachemira a inicios del año 2000 por Masood Azhar y desde abril de ese año, ha llevado a cabo diversos actos de violencia, fundamentalmente contra personal de seguridad de la India. Uno de los más relevantes de estos ataques, fue el perpetrado contra la base aérea de Pathankot en enero de 2016. Originalmente Azhar había denominado al nuevo grupos como como “Lashkar-e-Mohammad”, pero terminó denominándolo como Jaish-e-Muhammad para no confundirse con Lashkar-e-Jhangvi, otro grupo extremista deobandi ya existente en Pakistán[1].

Masood Azhar, líder de JeM, nació Bahawalpur, Pakistán en 1968. Su padre era un maestro deobandi[2] que dirigía una escuela estatal. Siguiendo sus pasos, Masood estudió en la escuela deobandi Jamia Ulomm Islamic de Karachi, de la que se graduó en 1889 como alim[3]. Esta escuela fue denominada por el International Crisis Group (ICG) como una de las “fuentes de militancia deobandi”[4], y en efecto, estuvo vinculada al surgimiento de grupos militantes yihadistas como Harkat ul-Ansar, fundado en 1993 por Abdelkader Mokhtari, que había combatido junto a los muyahidins bosnios en la guerra contra Serbia entre 1991 y 1995.

Después de recibir adiestramiento en un campamento yihadí en Afganistán, Masood Azhar se integró a la lucha contra los soviéticos y fue herido en combate, después de lo cual se dedicó a labores de difusión religiosa de Harkat ul-Ansar. Sus actividades en esta organización le llevaron a establecer nexos directos con otros grupos yihadistas como Al-Itihaad al-Islamiya, una franquicia de al-Qaeda en Somalia y con algunas mezquitas y escuelas religiosa en Reino Unido, en donde impartió conferencias, recaudó fondos y reclutó adeptos en 1993[5]. La BBC lo denominó en 2016 como “el hombre que trajo la yihad a Gran Bretaña”[6].

En 1994 Masood Azhar viajó a Srinagar, capital de Jammu y Cachemira, con el fin de mediar entre el conflicto que mantenían facciones rivales de Harkat ul-Ansar. Allí fue arrestado por las autoridades indias, que lo señalaron como responsable de varios actos violentos llevados a cabo por esa organización[7]. Un año después, un grupo que secuestró a varios turistas demandó –sin éxito- la liberación de Azhar. Sin embargo, en 1999, otro grupo de secuestradores del grupo Harakat ul Mujahedin (HuM), se apoderó de un avión de Indian Airlines que fue llevado a Kandahar, Afganistán, y demandó una vez más la liberación de Azhar, que fue dejado en libertad y llevado por los secuestradores a Pakistán. Poco después hizo, varias apariciones públicas en las que llamó a la destrucción de la India.

En 2001 un espectacular ataque contra el Parlamento Indio fue perpetrado conjuntamente por Lashkar-e-Taiba y Jaish-e-Muhammad. Azhar fue arrestado durante un años después del atentado. Más adelante, en 2008 volvería a ser arrestado por supuestas conexiones con los atentados de ese año en Mumbai llevados a cabo por  Lashkar-e-Taiba.

Jaish-e-Muhammad persigue separar a Cachemira de la India y unirla a Pakistán,  del que, según algunos expertos, ha recibido apoyo a través de sus servicios de inteligencia[8]. Formalmente el grupo fue ilegalizado en Pakistán en 2002, después de que el presidente Pervez Musharraf afirmó que el territorio de Pakistán “no sería utilizado por terroristas” e ilegalizó a JeM junto a otras organizaciones como Lashkar-e-Taiba y a algunos miembros de Jamiat Ulema-i-Islami. Pese a esto, JeM siguió activo a través de distintos nombres como Khuddam ul-Islam o Al-Rehmat Trust, lo que evidenciaría el velado y permanente apoyo del gobierno de ese país, que utilizaría a este y otros grupos yihadistas como proxies en su lucha contra la India.

JeM ha sufrido varias escisiones desde sus fundación que han implicado el surgimiento de facciones que han llegado a cometer actos terroristas contra fuerzas de seguridad paquistaníes en ciudades como Karachi e Islamabad. Como otros grupos yihadistas, JeM ha atacado también a comunidades cristianas, chiitas y misiones diplomáticas.

Aunque JeM tiene sus principales bases de operaciones en Peshawar y Muzaffarabad, sus miembros, no más de un centenar, operan esencialmente en Cachemira. Su militancia está compuesta de paquistaníes y cachemires, aunque cuenta también con el apoyo de algunos afganos y veteranos árabes de la guerra de Afganistán.

Desde su fundación JeM ha contó con apoyo de Osama Bin-Laden y al-Qaeda, así como de otros grupos yihadistas como Harakat-ul-Jihad al Islami (HUJI) y Harakat ul-Mujahedin (HUM) y los Talibanes afganos[9].

Después del atentado de Pulwama el primer ministro de Pakistán, Imran Khan afirmó que desde su país “no se llevaban actos de  terrorismo contra otros países”, una temeraria afirmación, que fue contradicha unos días después por el ministro de información Fawad Chaudhry, quien anunció la implementación de una “estrategia de pleno derecho” para afrontar el problema de los grupos terroristas operando en el país.

No es la primera vez que un grupo yihadí tensa las relaciones entre India y Pakistán. Este último ha sido señalado sistemáticamente como un “santuario” para grupos extremistas. Le determinación del primer ministro Khan de acabar con la amenaza terrorista de grupos que actúan contra la India no es nueva, otros políticos de ese país se han expresado de la misma forma en el pasado y nada ha impedido que los extremistas sigan gozando del apoyo de los servicios secretos paquistaníes.

Notas

[1] GlobalSecuriy.org

[2] Movimiento reformista sunní indopakistaní fundado en 1867 por eruditos vinculados a las enseñanzas de Seyyed Ahmad Khan Barelwi y que pretendía preservar las enseñanzas de la fe islámica en el marco de un dominio no-islámico como era el Raj británico. El deobandismo ha jugado un papel central en el origen, el desarrollo y la consolidación de movimientos fundamentalistas contemporáneos como los talibanes de Afganistán y Pakistán o Lashkar-i-Jhangvi o Sipah-e-Sahaba en Pakistán.

[3] Erudito legal islámico.

[4] ICG. (2007). Pakistan: Karachi’s madrasas and violent extremism.  Asia Report N°130 – 29 March 2007.

[5] Bowen, Innes (2014). Medina in Birmingham, Najaf in Brent: Inside British islam. London: Hurst & Company: p. 32.

[6] Masood Azhar: The man who brought jihad to Britain. BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/magazine-35959202

[7] Maulana Masood Azhar. Kashmir Herald., Vol 1, No. 8.

[8] Moj, Muhammad (2015). The Deoband Madrassah Movement: Countercultural Trends and Tendencies. p. 98; Riedel, Bruce. (2001). Deadly Embrace Pakistan, America, and the Future of the Global Jihad. Washington D.C. : The Brookings Institution, p. 69.

[9] Jaish-i-Mohammed. United Nations Security Council. https://www.un.org/securitycouncil/sanctions/1267/aq_sanctions_list/summaries/entity/jaish-i-mohammed