Javier Johanning Solís

Mientras muchos de los medios de comunicación, analistas e incluso académicos siguen con bastante estupefacción las políticas que Donald Trump ha empezado a implementar, así como las que ha cortado de raíz y descontinuado, en otras partes del mundo también suceden hechos que deben preocupar a la comunidad internacional. Donald Trump no es un producto de la casualidad, y tampoco es un caso aislado, ni particular ni único.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) originalmente fue una organización creada en 1949 por los Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría para hacer frente a la amenaza que suponía la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la cual a su vez había creado en 1955 el Pacto de Varsovia (OTAN, 2016).

El actual Estado costero del sudeste asiático, Myanmar o también conocido como Birmania, ha sido un país que ha vivido situaciones sumamente complicadas y difíciles a lo largo de su historia, como el colonialismo europeo, específicamente británico, desde el año 1826 y hasta su independencia en 1948, conflictos étnico-religiosos, golpes de Estado, dictadura, sanciones y reclusión internacional, y recientemente un difícil, lento, y no exento de obstáculos, proceso de democratización desde el año 2010.