Mensaje de error

  • Deprecated function: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead en hl_spec() (línea 379 de /soporte2/home/opi/public_html/sites/all/modules/contrib/htmLawed/htmLawed/htmLawed.php).
  • Deprecated function: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead en hl_spec() (línea 379 de /soporte2/home/opi/public_html/sites/all/modules/contrib/htmLawed/htmLawed/htmLawed.php).

Análisis semanal 129: Cataclismo en el modelo bipartidista. Se resuelve la primera ronda de las elecciones en Francia (24 de abril de 2017)

Año: 
2017
Autor(es): 

 

Desde la fundación de la V República hasta la actualidad, el sistema electoral de Francia se había mantenido estable en torno a dos agrupaciones. Una de índole socialista: Partido Socialista (PS) fundado en 1969, y la otra de corte conservadora: Los Republicanos (LR), esta última formalmente fundada en 2015, pero cuyo origen se remonta hasta 1967 con la Unión de Demócratas por la República (UDR). 

Fuente: bbc.com.

Las actuales elecciones en Francia han representado un duro golpe para este modelo bipartidista. Tanto el PS como LR han manifestado un fuerte declive en comparación a las elecciones anteriores. La agrupación conservadora, con su candidato François Fillon pasó de un 48.36% de los votos obtenido en 2012 a un 20.01%, que apenas le bastó para hacerse con el tercer lugar.

Por otro lado, la agrupación socialista con su candidato Benoit Hamon pasó de un 51.63% de los votos—porcentaje con el que había logrado ganar los comicios en 2012 con su candidato François Hollande—a un pobre 6.36%. Superados incluso por el candidato de Francia Insumisa Jean-Luc Mélenchon, quien mediante un discurso anti-sistema y progresista logró capitalizar la simpatía de los votantes de izquierda, lo cual se tradujo en un 19.58% de los votos. 

Los resultados permiten observar una ruptura del voto hacia las agrupaciones tradicionales, puesto que los aspirantes a la presidencia en esta segunda ronda a realizarse el 7 de mayo son: el exministro de economía Emmanuel Macron de la agrupación “En Marche!” con 24.01% de los votos, quien apela por el centrismo y la integración europea; y la ultranacionalista Marine Le Pen del Frente Nacional (FN) con 21.3% de los votos (1), quien apela por el euroescepticismo (mediante la salida de la UE y otras propuestas) y una retórica xenófoba (2).

La campaña de Le Pen estuvo marcada por una retórica nacionalista y por propuestas políticas enfocadas en el populismo punitivo y la planificación estatal (3). Macron, por otro lado, ha buscado distanciarse tanto de la izquierda como de la derecha (4) y apelar por el centro ideológico; esto combinado con una dinámica de outsider, es decir, un candidato que no forma parte –por lo menos discursivamente- de la clase política.

Las encuestas colocan a Macron por delante de Le Pen en una próxima segunda ronda (5). Los candidatos Fillon y Hamon hicieron un llamado a la militancia de sus respectivos partidos a votar por Macron ante la amenaza común de Marine Le Pen (6). Macron, por su parte, llamó a los “progresistas” a unirse a él tanto para el voto de cara a la segunda ronda como en una posible coalición legislativa (7). En el caso de Mélenchon, este ha preferido reservarse y esperar a dialogar con las bases antes de posicionarse (8).

A partir de todo lo anterior es posible elaborar algunas reflexiones críticas: ¿Qué elementos permiten explicar la debacle del bipartidismo en Francia? E inclusive cabe preguntarse: ¿Por qué motivo, siendo la campaña de Le Pen tan similar a la de Donald Trump, no logró un resultado similar?

Respecto a lo primero. Es de utilidad traer a colación una de las “leyes” de Duverger (9), la cual hace referencia a que un sistema mayoritario generalmente tiende a ser bipartidista, mientras que un sistema proporcional tiende al multipartidismo. Francia es el caso de sistema mayoritario a dos vueltas. Esto implica que para ser elegido/a en primera vuelta es necesario obtener mayoría absoluta. Lo cual es poco probable que suceda ya que la primera ronda suele manifestar una clara dispersión ideológica. La dinámica del “voto útil” se suele ver de mejor forma en la segunda ronda en la que se hacen alianzas por afinidad ideológica. Este parece ser el caso actual, ya que la mayoría de los votos se repartió entre cuatro candidatos, y en esta segunda ronda el voto “anti-LePen” jugará un rol importante.

Partiendo del supuesto generalmente aceptado –y también cuestionado- de que los modelos mayoritarios tienden al bipartidismo. ¿Por qué hay una fractura en el modelo? Los quiebres en los esquemas bipartidistas se suelen dar cuando una nueva agrupación comienza a captar necesidades y peticiones de determinados sectores de la población que no son satisfechas por los partidos dominantes.

A modo de ejemplo: en el caso nuestro, el bipartidismo tuvo su punto de quiebre en 2002 cuando el Partido Acción Ciudadana (PAC) logra captar el 26.2% de los votos forzando a una segunda ronda, esto de la mano de un discurso anticorrupción (10). Esta tercera fuerza surge a partir de la incapacidad de las dos agrupaciones hegemónicas de captar ciertas demandas ciudadanas.

El caso de Francia es similar, las dos agrupaciones que dominan la arena política no están captando las demandas de determinados sectores de la sociedad. Esto queda claro al ver la disminución del voto al PS que se vio contrapuesta con una cantidad considerable de votos para Francia Insumisa. Parece ser desde esta óptica que Partido Socialista no ha logrado canalizar las demandas del sector que representa, provocando que manifiesten su afinidad electoral mediante el voto a otro candidato.

En el caso de Le Pen, esta efectúa una retórica que llega a sectores afectados por el desarrollo material desigual que caracteriza al actual modelo de producción. Mediante un discurso que simplifica la estructura de los problemas, logra entonces capitalizar un apoyo de otro sector importante de la población que el PS y LR no logran captar. Estos elementos ayudan a comprender porque el bipartidismo muestra un punto de quiebre en estas elecciones.

Respecto a la segunda pregunta. ¿Qué diferenció este caso del de Donald Trump? Existieron elementos propios del sistema de partidos que parecen haber impedido que el efecto fuera similar, entre ellos la atomización de las ideas y la diversidad de opciones electorales. En el caso estadounidense el candidato nacionalista partió de una estructura propia del bipartidismo como lo es el Partido Republicano, y solo tuvo que competir contra la estructura del Partido Demócrata, mientras que Le Pen desde el FN, una agrupación emergente, tuvo que luchar votos con otras agrupaciones.

La teoría de que los sistemas de partidos más atomizados contribuyen a evitar que este tipo de retórica tenga el efecto norteamericano parece reforzarse si observamos el caso de Holanda. En esta, un Geert Wilders, quien se apoyó en una campaña anti-marroquí y proponía la salida de la UE, no obtuvo el resultado esperado, siendo esta la primera caída del populismo nacionalista en occidente después de la victoria de Trump (11).

Podemos ver entonces que mismas ideas en contextos diferentes tienen diferentes resultados. A su vez, la disconformidad con el establishment en muchos casos puede ser –a pesar de que el sistema sea mayoritario- un elemento que coadyuve el crecimiento de nuevas agrupaciones, en algunos casos con discursos que apelan al odio. Por ahora, solo queda esperar a la segunda ronda francesa atentos a los resultados.   

Notas

(1)     Ministère de l’Intérieur, “Election Présidentielle 2017: Résultats Globaux Du Premier Tour,” Http://Www.interieur.gouv.fr/Elections/Election-Presidentielle-2017/Election-Presidentielle-2017-Resultats-Globaux-Du-Premier-Tour, April 24, 2017, http://www.interieur.gouv.fr/Elections/Election-presidentielle-2017/Election-presidentielle-2017-resultats-globaux-du-premier-tour.

(2)     La Vanguardia, “Elecciones Francia: Entre El Nacionalismo de Le Pen Y El Europeismo de Macron,” La Vanguardia, April 24, 2017, http://www.lavanguardia.com/internacional/20170424/421999688100/le-pen-macron-elecciones-francia.html 

(3)     Eva Cantón, “Estas Son Las Propuestas de Marine Le Pen,” El Periódico, May 2, 2017, http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/propuestas-marine-pen-5788327.

(4)     Ruy Alonso Rebolledo, “¿Qué Revelan Los Resultados de Las Elecciones En Francia?,” April 24, 2017, http://eleconomista.com.mx/internacional/2017/04/24/que-revelan-resultados-las-elecciones-francia.

(5)     Ipsos Sopra Steria, Le Monde, and CEVIPOF, “Enquête Électorale Française 2017,” April 19, 2017, https://www.soprasteria.com/docs/librariesprovider29/Publications-Ipsos/rapport-vague13.pdf?sfvrsn=0.

(6)     Sergi Quitian, “Elecciones En Francia: Resultados Y Reacciones,” La Vanguardia, April 24, 2017, http://www.lavanguardia.com/internacional/20170423/421994060480/resultados-elecciones-francia-en-directo.html.

(7)     Rebolledo, “¿Qué Revelan Los Resultados de Las Elecciones En Francia?”

(8)     La Vanguardia, “Los Partidos Tradicionales Piden Unidad Contra Le Pen,” La Vanguardia, April 24, 2017, http://www.lavanguardia.com/internacional/20170423/421999278170/partidos-tradicionales-elecciones-francia.html.

(9)     Véase: Maurice Duverger, “Factors in a Two-Party and Multiparty System,” Party Politics and Pressure Groups, 1972, 23–32.

(10) Fernando F. Sánchez, “Desalineamiento Electoral En Costa Rica,” Revista de Ciencias Sociales, no. 98 (2002): 29–56.

(11) Ferrér Isabel, “Holanda frena a la extrema derecha,” EL PAÍS, March 16, 2017, http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/15/actualidad/1489561367_230277.html.